miércoles, 7 de octubre de 2015

TÚ ERES ESO




¡Paz y felicidad y alegría y éxtasis! Sí!

Pero tristeza, también. Y duda.

Y esa exquisita angustia; esa que te visita a veces cuando tus defensas están bajas; ese recuerdo de algo puro, innombrable; esa sensibilidad en el vientre, extrañamente reconfortante, como una mañana en tu infancia…

La cercanía de la respiración.

Las gotas de lluvia cayendo, cada una preciosa.

El perro, acurrucándose en tu pierna.

Una verdadera espiritualidad lo abraza todo.

Todo lo vuelve sagrado.

No se divide a sí misma.

No busca el más allá.

Porque estamos viviendo en el más allá.

Despiertos del sueño de despertar en el tiempo, amigo.

Sabe qué es aquí, ahora.

Tú eres Eso,

el veedor como lo visto.

La Vida, fascinada consigo misma.




- Jeff Foster