miércoles, 30 de septiembre de 2015

La velocidad de tu vida se ralentiza cuando TÚ vas más despacio.



La velocidad de tu vida se ralentiza cuando TÚ vas más despacio.
Nota la tendencia de ‘esperar a que las circunstancias cambien’ antes de que procedas con tus propios cambios, proyectos y con cumplir tus pasiones y deseos, y decide no esperar más.


Siempre sé y actúa de acuerdo a tu más alta resonancia; no hagas que tu evolución dependa de algo externo a tu capacidad de ser, sentir, actuar y creer.

Y notarás que como estás determinado a cambiar, moverte, fluir de acuerdo a tus más verdaderos deseos y alineación, las circunstancias te perseguirán con más fuerza, como una corriente que te empuja hacia adelante y que apoya el rumbo que has elegido con cero esfuerzo.

Si la vida te parece un tanto estancada, es sólo porque está reflejando tu estado de ser, tu estado de vacilación; tu falta de flujo.
No esperes. Sé el cambio, ahora.

- Bentinho Massaro