lunes, 11 de mayo de 2015

YO SOY





El océano no está ausente, incluso en la ola más pequeña.
Y en la ola más grande, el océano está perfectamente presente.


Tu presencia, el inmutable sentido de YO SOY,
ese simple, íntimo sentido de estar vivo, aquí y ahora,
que nadie tiene que enseñarte,
que no necesita de ninguna prueba, validación externa,
que intuitivamente conoces como tu sentido más profundo de identidad,
nunca está ausente, incluso en medio del terror, la rabia, la desesperación,
la más profunda duda, en las olas de dolor, de vergüenza.

No puede abandonarte.
Ninguna experiencia puede destruirlo.
Y cada pensamiento, sonido, sensación, sueño, memoria,
surge y se desvanece en su ilimitado abrazo.

Eso es la fuente.
Está allí, en el silencio y en el ruido.
Está allí, en el caos y en la calma.
Está allí, incluso en la búsqueda.

Está más cerca que el próximo aliento.
(Respira contigo, como tú.)

No se trata de un objeto, una forma, una 'cosa' definible,
y sin embargo, toma la forma de todas las cosas; danza como los mundos.

Y cuando te sientes perdido, tú eres ya encontrado aquí.
Y cuando dudas, hay una gran certeza aquí.
Y cuando no eres capaz de sostenerte a ti mismo, eres sostenido aquí.
Y cuando te sientes alejado del amor, incluso eso es amado, aquí.

Eso es lo que eres. Eso es la vida misma, imperturbable, libre.
Es la raíz viva de cada pensamiento, sensación, sueño.
No puede ser entendido, y sin embargo está aquí, incluso en la confusión.

En un millón de formas diferentes, sólo has estado buscándote a ti mismo.

- Jeff Foster