miércoles, 24 de septiembre de 2014

EL FARO DE DIOS



Hay días que son azules y tranquilos, con las aguas acogedoras, deliciosas.

Otros días son nublados, con grandes tempestades, aunque cuando parece que el océano te va a devorar nace un nuevo día lleno de sol y calor.

Navegamos en medio de este océano. Somos lanchitas pequeñas, pero grandiosas. Cada lancha tiene su timón. En ti esta tomar hoy mismo el timón de tu vida.

Sabes, el rumbo que deseas seguir. Sabes que para llegar a tu meta tendrás que atravesar, como todos grandes tormentas de todo tipo. Sin embargo, tienes el timón en tus manos. Como todo marinero, debes saber manejar el timón. Diariamente tenemos que ir gobernando el timón; debemos tomar determinaciones, decisiones, para enderezar nuestra vida.

Nos topamos con personas que nos arrastran a cosas no convenientes de diferentes tipos: conversaciones que dañan nuestra mente tranquila, ideas negativas para nuestro vivir. Hay que tomar el timón de nuestra nave y no dejar que nos aparten del equilibrio moral y espiritual. Tendrás que tomar decisiones.

Tómalas con la seguridad de que nada te aparte de tu camino, de tu meta. Cometemos errores y de ahí vienen nuestras depresiones y nuestra agresividad.

Cuando encuentres en tu vida gente agresiva y que solo ve lo negativo de los demás, discúlpelas, perdónales de antemano. Son personas que no han sabido llevar el timón de su vida. De ti depende la felicidad, solo de ti… Entonces, vive intensamente el momento presente. Concentra todo tu ser en lo que haces y no temas al futuro.

El faro de Dios te cuida y te protege siempre!

Deepak Chopra